10 cosas que una periodista deportiva debe evitar

En una época en donde el periodismo deportivo está de moda entre las mujeres latinoamericanas ha llegado el momento de dar un paso al frente y gritar: “Una para todas y todas para una”, el himno de los mosqueteros, tal cual.

Es que desde hace décadas hay una corriente que le impide a la mujer ser atractiva, inteligente y preparada a la vez, hasta el punto de que serlo termina causando tantos inconvenientes como el no tener alguna de las cualidades anteriores. ¿Y entonces? ¿cómo hacemos?. Viviendo en un mundo dominado por el machismo, el ego y la ignorancia, ¿cómo nos defendemos?.

Es una realidad que bajo estas condiciones las mujeres siempre seremos una minoría en la cancha del periodismo deportivo. Un estudio realizado en 2012 en los Estados Unidos explicó que el 90.4{3be3a196103a6b196070ee466620559d3f831caad39e6eb604ceee4d403bda58} de los editores deportivos de diarios y páginas web eran hombres, que el 88.3{3be3a196103a6b196070ee466620559d3f831caad39e6eb604ceee4d403bda58} de los reporteros deportivos de TV y radio eran hombres y que seis de las únicas 11 mujeres que se registraron como editoras deportivas, trabajaron para ESPN. Nótese que se trata de Norteamérica, es primer mundo, es potencia deportiva y es el país donde la discriminación se paga caro.

No me hace falta pedir que hagan un estudio similar en Venezuela porque  la conclusión será la misma, las mujeres en el deporte seguimos siendo una minoría, aunque esté de moda y haya un boom reporteril cada mes de octubre cuando llega la temporada de béisbol. Además los patrones de comportamiento con nosotras son los mismos, pasamos la vida entera concediendo entrevistas sobre nuestro rol en el periodismo deportivo, nos siguen haciendo las mismas, trilladas y monótonas preguntas y seguimos siendo carnada de editoriales que nos enfrentan en listas tipo Top10 entre las más lindas, las más sexys, las mejor vestidas y pare usted de contar.  Es decir, cero uno en creatividad.

No podemos luchar contra la corriente pero sí remar en la misma dirección y sólo así algún día, quizás algún día, nuestras nietas, bisnietas y tataranietas puedan disfrutar de esta hermosa carrera sin ser vistas como un espécimen en formación, como un blanco fácil para adornar la pantalla o anulada a primera vista por el prejuicio de la gente, de sus compañeros y compañeras de trabajo.

Si las mujeres podemos masticar chicle, cocinar y correr a la vez, también podemos ser rubias, morenas, altas, bajas, delgadas, rellenas, pero hermosas al fin porque nacemos con el encanto de ser mujer pero sobre todo, preparadas, inteligentes y profesionales en un campo de juego. ¿Quién se atreve a decir lo contrario? ¿O que no podemos ser todo eso a la vez?

Sin embargo, y aquí viene el territorio escabroso donde nos echamos tierra a nosotras mismas y causamos un retroceso en cadena, hay que ser extra cuidadosa en el intento. Por lo tanto quisiera plasmar las diez cosas que una periodista deportiva no debe hacer.

10.- Creerte una fracasada si no consigues trabajo en Televisión. Cualquiera que desee trabajar en periodismo deportivo puede perfectamente aplicar a cubrir puestos en circuitos de radio, redacciones deportivas, medios digitales, equipos profesionales, Ligas, etc. Hay cientos de opciones de ejercer esta profesión más allá de empeñarse a que sólo en televisión se alcanza la felicidad plena. Mentira!

9.- Creerte el cuento de que sólo con un buen físico te vas a mantener. Quizás llegar pero no triunfar.

8.- Preocuparte más por tu pinta que por tu preparación a la hora de ir a cubrir una noticia. Ojo que siempre hay tiempo de ser coqueta pero no hagas las cosas al revés.

7.- Dejar pasar un día sin aprender algo nuevo. Sirve cualquier cosa, desde una nueva regla, un jugador, su palmarés y hasta el recorrido de un equipo en un torneo determinado. Yo me estoy viendo un documental de la historia del béisbol desde 1840 hasta 2009.  ¿Y  tú?

6.- No saber dónde está parada tu selección nacional en los deportes más importantes de tu país. Lo mismo se aplica con los atletas, clubes, novenas que son noticia. Tenemos que estar enteradas de todo, ser una esponja, eruditas de lo que es noticia en el deporte.

5.- Que en tu avatar de Twitter te parezcas a una dama de compañía y no a una periodista.

4.- Que utilices Twitter sólo para farandulear y presumir. Hellooo! Atención que ya en Instagram puedes salirte un poco más de esta línea y darte un gustazo en una red que apunta a lo visual. Allí tienes permiso de ser hasta la Kim Kardashian del deporte, aunque siempre con moderación.

3.- Que no sigas en Twitter a personalidades deportivas en al menos un 70{3be3a196103a6b196070ee466620559d3f831caad39e6eb604ceee4d403bda58}. Entiéndanse atletas, cuentas de equipos oficiales, periodistas verificados, analistas de información. Eres libre de seguir a tus favoritos.

2.- Que hagas una entrevista y tu primera pregunta sea: ¿Cómo te sientes por tal cosa?. Sal de tu área de confort, ve más allá, no hagas las mismas preguntas que hacen todos, recuerda que la creatividad es un recurso inagotable.

1.- Ser una más del montón. Rompe el molde.

Si aprobaste más de la mitad del test, te felicito, eres de las buenas!!! Y sígueme en @caroguillenESPN. Mi premisa fundamental es escribir sólo de deportes, de mujer y de interés, no doy RT de halagos ni de propuestas de matrimonio, me peleo una vez a la cuaresma con los ”haters” y por último te prometo que soy una tuitera compulsiva sólo y sólo si el mundo entero está viendo lo mismo que yo. JA!